:: Naruto Ninja Rol ::
Bienvenidos a Naruto Ninja Rol

Conectarse a Facebook
Naruto Ninja Rol

Naruto Ninja Rol

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Regresamos?
Jue Ene 11, 2018 12:37 pm por Gack Imochi

» Se puede saber que pasó?
Jue Abr 02, 2015 4:15 pm por hypnos

» Afiliación Elite Legado Ninja
Lun Feb 09, 2015 6:53 pm por Invitado

» rolalianzashinobi (Afiliacion Elite)
Miér Mar 05, 2014 8:58 am por Invitado

» rolalianzashinobi (Afiliacion Elite)
Miér Mar 05, 2014 8:52 am por Invitado

» hola estoy de vuelta
Mar Feb 18, 2014 6:34 pm por Zero

» Informacion para los nuevos y tambien para los viejos
Sáb Nov 09, 2013 9:14 am por Gold

» New world Shinobi
Lun Sep 30, 2013 12:29 pm por Gack Imochi

» IMPORTANTE Perdonenme
Sáb Sep 21, 2013 2:29 pm por Gold

» Fairy Tail The World {Normal}
Mar Sep 10, 2013 7:15 am por Invitado

Los posteadores más activos del mes

Foros Hermanos
Elites
Fierce magic rol Kuro Pet Academy Reckless University Shinobi Sensu The Fairy Tale Land Naruto Advance Musical Camp  Glarol  Pixi Rol  Konihiri Project  Criminal Project Anthares INTERNADO NEBLOOD Instituto Takemori Rol Instituto Kazekuro Bleach Chronicles Thewalkingdeadrol" Bleach: Shadow Of Seireitei City of Horror Eternal Silence Other World Souls & Swords School Rol Voca No More Panties! Naruto Apocalipsis Daker than black Photobucket Photobucket Bleach Resurrection


Llegada al segundo destino

Ir abajo

Llegada al segundo destino

Mensaje por Yotsuki Zoro el Lun Mar 05, 2012 8:32 pm

El viaje había sido bastante largo, ya era completamente de noche, la luz de la luna iluminaba vagamente el sendero, mientras que las estrellas estaban escondidas bajo algunas nubes de tormenta, lentamente avanzaba, oculto bajo un manto con una capucha, ocultando mi identidad. A mi alrededor se extendían los campos de cultivo, mas allá de donde alcanzaba la vista y a lo lejos, justo donde terminaba el camino, se alzaban las construcciones de los aldeanos, los gigantescos molinos instaladas al lado de sus respectivas viviendas. Cada ves estaba mas cerca, la entrada estaba custodiada por dos guardias armados, lentamente me acerqué a ellos, quitándome la capucha. Me quede parado frente a ellos, luego di un paso y ambos se pusieron en guardia, apuntándome con dos afiladas lanzas.

-Que es lo que quieres extraño?
-Tan solo soy un errante buscando un lugar donde pasar la noche.
-Si quieres pasar, deberás entregarnos tus armas.

El guardia miró fijamente a Saisho no Ken, que se encontraba enfundada en mi mano.

-Deberán disculparme, pero no puedo entregarles mi espada.
-No aceptaremos un "No" como respuesta, danos tus armas si quieres entrar a nuestra aldea.

Me encontraba ahora en medio de una difícil situación, no podía entregarles así como así mi querida espada. Luego de un tiempo tomé una decisión.

-En ese caso, buscaré techo en otro lado.

Di media vuelta, ignorando por completo a los guardias, continué caminando hasta que me perdieron de vista, y luego me adentre por las enormes hectáreas, buscando otra forma de entrar a la aldea. La noche estaba poniéndose fría y necesitaba un techo para protegerme, a lo lejos alcancé a ver un gran molino y sin mas me dirigí hacia allí. No esperaba que me recibieran de manera amigable, así habilidosamente logré meterme por una ventana ubicada en la zona mas alta del granero, allí el heno funcionaba como aislante térmico, ayudando a mantener el calor. Dejé a Saisho no Ken a mi lado y me recosté en el heno observando por la ventana, las gotas caían copiosamente desde el cielo, rompiendo el silencio mortal de la noche.

-Algo extraño ha pasado aquí, y voy a averiguarlo-




Spoiler:




Spoiler:



[center]Narro
-Pienso-
Hablo
Jutsu
avatar
Yotsuki Zoro
Gennin

Cantidad de envíos : 1047
Fecha de inscripción : 09/03/2010

Hoja Ninja
Chakra:
300/300  (300/300)
Inventario:

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada al segundo destino

Mensaje por Yotsuki Zoro el Mar Mar 06, 2012 9:23 am

-Al día Siguiente-

Los rayos del sol comenzaron a asomarse por la ventana y mis ojos ya estaban abriendose, había sido una larga noche, había dormido bastante bien, miré a mi izquierda y noté que Saisho no Ken no estaba. Me levanté presipitadamente y noté que mis manos estaban atadas por dos cadenas al piso.

-Que?Que esta pasando?

Ya no me encontraba en el granero, si no en una especie de calabozo. La habitación estaba completamente a oscuras, excepto por un gran tragaluz que dejaba caer toda la luz sobre mi.

-Tengo que salir de aquí de inmediato.

Tenía una idea en mente, podía librarme fácilmente de las cadenas usando una técnica que había perfeccionado. Estaba por comenzar mi movimiento, pero de repente, sentí el sonido de unos pasos acercándose desde la oscuridad.

-Asi que has vuelto maldito bandido.

La figura se hacia lentamente mas visible, hasta adoptar la forma de una persona alta y musculosa, con una mirada fría en su rostro, sin demostrar ningún tipo de emoción, o tal vez si, en su mirada podía verse el odio, emanando de el como un repugnante veneno. Ahora se encontraba parado frente a mi, observándome con repugnancia.

-Es la primera ves en mi vida que vengo a este País, no tengo nada que ver con ustedes.
-Mentira!

Rapidamente intento atacarme con un gancho derecho, pero yo fui mas rápido al defenderme, me protegí del ataque usando mi antebrazo para bloquearlo.

-Voy a pedírselo amablemente una ves, déjeme ir, o se arrepentirá de haberme llamado mentiroso.

Mi presencia era ahora diferente dentro de la sala, era como si hubiese opacado la existencia de aquella persona, aplastandolo simplemente con mi aura,un aura oscura y misteriosa.

-E..Esta bien, te dejaré ir. Al parecer no eres tu a quien estamos buscando.
-A que se refiere.
-Últimamente la aldea esta siendo atacada por bandidos, esto ya se ha vuelto algo del día a día y la inseguridad sigue creciendo.
-Puedo hacer algo al respecto, simplemente denme mis armas, y yo me encargaré de este problema.

El sujeto me liberó y asintió con la cabeza.

-Confiamos en ti.

El sujeto me señalo que lo acompañara, con una llave abrió la puerta del calabozo, sacándome de allí. Ahora me encontraba en lo que parecia ser el edificio principal de la aldea, había una gran mesa en el medio de la habitación, y a su alrededor se encontraban las puertas que dirigían al resto de las habitaciones.

-Espera aquí, enseguida volveré con tus armas.

Luego de unos minutos aquel tipo volvió con Saisho no Ken y el resto de mi equipo. Ahora estaba listo para encargarme de todos los bandidos que azotaban el País del Vegetal.

-Mi nombre es Cloud Arashi, soy un ninja que creció en Kumokagure, volveré cuando el trabajo este terminado. Me encargaré de todos esos bandidos antes de que llegue la noche.

-Tienes mi confianza Arashi. No me hagas lamentarlo.

-No lo haré.

Salté por una ventana que estaba abierta hacia el exterior, el cielo ahora estaba nublado y del Sur soplaba un viento veloz. El sujeto se asomó por la ventana.

-Puedes encontrar la guarida de esos mercenarios al Norte de aquí. Los guardias ya estan avisados, asi que podras pasar por la aldea sin problema alguno.
-Muchas gracias.

Comencé a correr hacia el Norte a una velocidad increíble, al mismo estaba reflexionando sobre lo que había pasado en la celda hace unos instantes, por un momento sentí como si alguien mas estuviese a mi lado, algo maligno.



Spoiler:




Spoiler:



[center]Narro
-Pienso-
Hablo
Jutsu
avatar
Yotsuki Zoro
Gennin

Cantidad de envíos : 1047
Fecha de inscripción : 09/03/2010

Hoja Ninja
Chakra:
300/300  (300/300)
Inventario:

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada al segundo destino

Mensaje por Yotsuki Zoro el Mar Mar 06, 2012 5:06 pm

En cuestión de minutos ya había dejado atrás la aldea, mientras paso a paso me acercaba a los bandidos que habían hecho que me encarcelaran. Mientras avanzaba me crucé con un enorme cartel, las letras estaban escritas con sangre.

"Muerte segura, no avanzar"

Hice caso omiso a la advertencia y aceleré mi paso aun mas, el viento soplaba a mi favor, mientras que el cielo gris escondía el sol, a pesar de que fuese plena tarde. A lo lejos podía ver un gran edificio, bastante descuidado, una enorme mansión se alzaba a unos metros de mi, la entrada estaba protegida por una extensa muralla, y la única entrada estaba resguardada por dos guardias armados. Me pare en seco frente a ellos y me detube a analizar su Chakra

-No son Ninjas, aunque eso no implica que deba tomarlos a la ligera-

Ambos guardias se pusieron de pie, desafiándome con sus miradas.

-Que es lo que quieres.

Un silencio sepulcral dominó el lugar, el único sonido presente era el del fuerte viento, y el de los rayos en las alturas.

-Ya veo, si no quieres respondernos, entonces has venido a morir.Yo mismo me encargaré de que eso suceda.

Uno de los guardias desenfundó su katana y se arremetió contra mi, trató de atacarme con una estocada, aunque fue demasiado lento como para siquiera poder rozarme, esquive sin mucho esfuerzo su ataque y luego de un salto le di una fuerte patada en la cara, dejandolo completamente ensangrentado en el piso.

-Vaya, pensé que seria algo mas desafiante.
-Maldito! Te haré pagar por lo que has hecho.

Antes de que mi enemigo pudiese hacer algo, me acerqué a una velocidad indetectable a el, tomándolo del cuello. Luego liberé una descarga eléctrica lo suficientemente fuerte como para dejarlo en shock durante no mas de 6 horas y lo deje en el piso.

-Supongo que esto es solo el comienzo.

De un salto traspasé el perímetro amurallado, entrando al patio principal de la mansión. Al cabo de unos segundos las grandes puertas se abrieron, saliendo del edificio una innumerable cantidad de personas armadas con todo tipo de armas, en cuestión de segundos me encontraba rodeado de no menos de 50 enemigos.

-Matad al intruso!

Los enemigos se lanzaron todos a la ves hacia a mi, sin pensarlo dos veces tomé a Saisho no Ken



Al verlos a todos viniendo hacia a mi, algo en mi interior apareció, algo oscuro, algo parecido a lo que había sentido en la celda. Era el odio y la locura. El primer atacante se acercó a mi con una gigantesca hacha, sin mucho esfuerzo la detuve con mi espada, mientras activaba su mecanismo de ensamble, sacando una de sus espadas complementarias(Kyoka Suigetsu) y atacando con la otra mano. Matandolo en un instante.

-El siguiente.

Un segundo enemigo apareció intentando atacarme desde el aire con una katana, mientras que otros dos se acercaban por los costados. Rapidamente di un salto hacia atrás, colocándome en el extremo superior de las rejas, dándome un impulso hacía mi enemigo en el aire, llevándolo al piso, junto con el cadáver de su compañero. Ahora ambos nos encontrabamos en el suelo, mientras que estaba a segundos de ser atacado por mis costados en un ataque simultaneo. A uno le lancé el cuerpo de su compañero como distracción, mientras realizaba una patada al estomago del otro, a travez del hueco que había en su defensa. Aquella patada posiblemente había quebrado varias costillas de su cuerpo, así que iba a estar fuera de combate desde ese momento. Mis otros dos oponentes ya se habían reincorporado y ya estaban arremetiéndose contra mi nuevamente, esta ves de frente. Tomé a Kyoka Suigetsu que estaba clavada con mi mano derecha, mientras agarraba a Saisho no Ken con la otra. Me lancé hacia a ellos cortandoles las cabezas en un único ataque, luego utilizando toda mi fuerza lancé a Saisho no Ken hacía uno de mis enemigos que se encontraba a unos 6 metros de distancia, clavandole mi espada en su pecho.

-Mueran! Mueran!-

Mas enemigos no tardaron en venir, un enemigo intentó atacarme por la espalda inmovilizandome con una Kusarigama, mientras que otro trataba de atacarme de frente con una Katana de doble filo. Mucho no podía hacer, mis brazos se encontraban inmovilizados y estaba a punto de recibir un ataque directo, justo antes de recibir el ataque, me puse por encima de el con un salto, luego de una patada lo dejé tirado en el piso. Si no hubiese saltado en el momento adecuado, tal vez hubiese muerto, aunque en ese momento esa era la menor de mis preocupaciones. El usuario de la Kusarigama tiró de la cadena, empujandome hacia el por los aires, aproveche ese momento para concentrar Chakra en todo mi cuerpo, preparando una técnica que me ayudase a salir de esta, ahora me encontraba acorralado entre una mortal Kama y la muerte. El mercenario atacó sin la menor piedad, parecía que estaba perdido, pero ellos no sabían, que tenía un as bajo la manga. En ele momento en el que recibí el ataque mi cuerpo se había transformado en una nube, escapando así de las cadenas y del ataque, aunque a causa de ello tube que dejar a Kyoka Suigetsu.

-Ranton: Mitsudo nashi

Pasaron unos pocos segundos hasta que mi cuerpo recuperó su solida consistencia, inmediatamente me arremetí contra mi atacante con una descarga eléctrica altamente concentrada, la cual hizo que su corazón dejase de latir. Rápidamente tomé a Kyoka Suigetsu, dando media vuelta para bloquear el ataque de una katana enemiga. Con todas mis fuerzas logré abrir una brecha en su defensa para poder atacar. Le ajuste un mandoble a la altura de la oreja izquierda, con una fuerza tan increible que luego no pude sacar a Saisho no Ken de su cráneo. Era la primera vez que sentía algo asi, era como si estuviese disfrutando todo eso, disfrutaba ver como su sangre caía de su cuerpo, como morían tras cada golpe, cada mandoble, cada muerte era algo placentero. Mi cuerpo se encontraba en un frenesí de locura. Y nadie, nadie, podia hacer algo para detenerme




Spoiler:




Spoiler:



[center]Narro
-Pienso-
Hablo
Jutsu
avatar
Yotsuki Zoro
Gennin

Cantidad de envíos : 1047
Fecha de inscripción : 09/03/2010

Hoja Ninja
Chakra:
300/300  (300/300)
Inventario:

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada al segundo destino

Mensaje por Yotsuki Zoro el Vie Mar 09, 2012 3:26 pm

El combate simplemente había comenzado, aquel frenesí seguía dentro de mi, lo cual hacía que no dejase de atacar. 4 enemigos trataron de atacarme desde diferentes flancos al mismo tiempo, rápidamente eludí su ataque con un salto, mientras que hacía múltiples sellos de mano en el aire.

-Ranton: Arashi no senjō.

Mi cuerpo comenzó a emanar nubes tan oscuras como la noche, encerrando a mis enemigos en una enorme e implacable oscuridad. Ahora mis presas estaban al descubierto, y sus probabilidades de supervivencia disminuían segundo a segundo. De mi bolsillo saqué un cuchillo Kunai, y con el ejecuté a uno de mis atacantes sin problemas, los otros lograron percatarse de mi presencia, pero no tenían en cuenta que estaban dentro de una trampa mortal. Con un simple sello de mano, liberé altas cantidades de Raiton el cual se expandió inmediatamente por la nube, neutralizandolos antes de que pudiesen hacer algo al respecto.

-Diablos, no dejan de venir.

Mas y mas enemigos se acercaron, arremetiéndose con toda su brutalidad, llevando sus existencias al máximo punto de la barbarie, para alguien normal una situación como esta lo llevaría a sumirse en los mas oscuros de los miedos, aunque ese no era mi caso. Mi locura era implacable. 6 bandidos se lanzaron hacia mi, intentando atacarme por el frente todos a la ves, sin pensarlo me lancé hacia ellos, deslizándome por debajo de ellos logré situarme entre ellos, primero atacando al que se encontraba detras de mi con un codazo, luego cortandolole el cuello con mi Kunai. Sus compañeros no tardaron en atacarme, bloquee el ataque de dos Katanas con una patada, inmediatamente lacé mi Kunai hacia uno de ellos, dejándolo gravemente herido. Mi otro atacante se incorporó nuevamente, dando mandobles a diestro y siniestro, la hoja de su espada silbaba al cortar el aire. Habilidosamente esquivé cada uno de sus ataques, hasta que en el momento en el que su defensa se abrió, aproveché para atacarlo con una descarga la cual destruyó su sistema nervioso. Luego tomé su moribundo cuerpo y se lo lancé a mis enemigos, acometiendome hacia a ellos tan veloz como el viento. Me encontraba ahora frente a 3 mercenarios sin armas, sin embargo poseían la fuerza y la determinación que muchos no tenían. El de medio no espero a que yo fuera hacia a ellos, de un rápido salto se impulsó hacia a mi, intentando golpearme en la cara. De repente me detube en seco frente a el, recibiendo el golpe en el medio de la cara, a pesar de eso mi cuerpo no cedió. Parecía como si todos se hubiesen quedados congelados, en silencio observaban aquella situación, mientras que una sonrisa diabólica lentamente se dibujaba en mi rostro.

-Eso es todo?

El silencio y el medio dominaban a todos esos mercenarios, mientras que mi infinita cólera iba en aumento, muerte tras muerte, golpe tras golpe.

-Eso es todo!?

Sin que mi atacante pudiese hacer algo al respecto, estiré mi brazo hacia a el, agarrando su cabeza con mi mano, allí comencé a concentrar grandes cantidades de Chakra, mientras inmovilizada mi presa esperaba su muerte. Agarré con fuerza mi muñeca mientras que liberaba toda la energía en su cabeza, destruyendo por completo su cerebro

off: Continuara





Spoiler:




Spoiler:



[center]Narro
-Pienso-
Hablo
Jutsu
avatar
Yotsuki Zoro
Gennin

Cantidad de envíos : 1047
Fecha de inscripción : 09/03/2010

Hoja Ninja
Chakra:
300/300  (300/300)
Inventario:

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegada al segundo destino

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.