:: Naruto Ninja Rol ::
Bienvenidos a Naruto Ninja Rol

Conectarse a Facebook
Naruto Ninja Rol

Naruto Ninja Rol

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Regresamos?
Mar Ago 01, 2017 11:41 am por Kenji Uzumaki

» Se puede saber que pasó?
Jue Abr 02, 2015 4:15 pm por hypnos

» Afiliación Elite Legado Ninja
Lun Feb 09, 2015 6:53 pm por Invitado

» rolalianzashinobi (Afiliacion Elite)
Miér Mar 05, 2014 8:58 am por Invitado

» rolalianzashinobi (Afiliacion Elite)
Miér Mar 05, 2014 8:52 am por Invitado

» hola estoy de vuelta
Mar Feb 18, 2014 6:34 pm por Zero

» Informacion para los nuevos y tambien para los viejos
Sáb Nov 09, 2013 9:14 am por Gold

» New world Shinobi
Lun Sep 30, 2013 12:29 pm por Gack Imochi

» IMPORTANTE Perdonenme
Sáb Sep 21, 2013 2:29 pm por Gold

» Fairy Tail The World {Normal}
Mar Sep 10, 2013 7:15 am por Invitado

Los posteadores más activos del mes
Kenji Uzumaki
 

Foros Hermanos
Elites
Fierce magic rol Kuro Pet Academy Reckless University Shinobi Sensu The Fairy Tale Land Naruto Advance Musical Camp  Glarol  Pixi Rol  Konihiri Project  Criminal Project Anthares INTERNADO NEBLOOD Instituto Takemori Rol Instituto Kazekuro Bleach Chronicles Thewalkingdeadrol" Bleach: Shadow Of Seireitei City of Horror Eternal Silence Other World Souls & Swords School Rol Voca No More Panties! Naruto Apocalipsis Daker than black Photobucket Photobucket Bleach Resurrection


El acero me llama...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El acero me llama...

Mensaje por Invitado el Lun Ago 27, 2012 7:45 pm

Estaba en mi oscura y húmeda cueva sentado en una roca con los ojos totalmente cerrados con la cabeza mirando al suelo junto a un charco de agua, en el caían gota tras gota haciendo cada 3 segundos un sonido de "plub" en la cueva. Realmente estaba meditando aunque pareciera un muerto sentado en una roca. A mi lado estaba un saco de dormir envuelto en pieles, junto al saco de dormir una gran caja con una vela encendida y restos de comida. Detrás, más adentro en la oscuridad, había un montón de libros tirados por el suelo totalmente desordenados. De repente abrí los ojos y atrapé una gota que estaba cayendo, y la siguiente gota cayó en mi mano. Incliné un poco mi cabeza hacia mi derecha y me quede mirando fijamente las gotas que caían en mi mano, una, dos, tres,cuatro, cinco... Hasta que por fin dejó de caer gotas.

Por fin ha parado... Hoy es el día...

Me levante lentamente mientras me dirigía al fondo de la cueva, allá junto a la gran montaña de libros, agarre una mochila ya preparada con víveres, ropa y agua para viajar. Me la coloqué a la espalda y miré mi vestuario. Iba vestido como un ciudadano más, muy parecido a una gricultor de arroz por que también llevaba el sombrero de paja puesto en mi cabeza. Me ajusté bien la mochila, agarré mi Bandana de Kumogakure y la tiré al fondo de la cueva, después empecé a andar hacía la salida. Cuando salí de la cueva me impacto en la cara la luz del sol dejándome unos segundos un poco cegado por haber estado tanto tiempo en la oscuridad de la cueva. Cuando recuperé la visión empecé a caminar poniendome en marcha para llegar cuanto antes a mi objetivo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El acero me llama...

Mensaje por Invitado el Lun Ago 27, 2012 8:32 pm

Era ya las 4 de la tarde, el sol pegaba muy fuerte a pesar de las numerosas sombras de los árboles que había por ese camino entre el bosque. Ya había caminado aproximadamente 4 horas y aún me quedaba mucho por andar, así que decidí parar en el siguiente local para los viajeros que me encontrara, al menos para descansar y volver al camino. Después de media hora más encontré por fin, mientras caminaba por un hermosos camino de piedra perfectamente talladas y colocadas, un pequeño bar para viajeros con el nombre de: "El Eructo Feliz" El nombre era un poco peculiar, pero ya de por si con su nombre ya atraía la clientela. Al lado de la puerta, había 2 grandes carros tapados con una gran sabana blanca, me acerque levantando un poco la manta y pude ver muchas cosas que levaba, como comida, instrumentos de limpieza, de cocina... Finalmente sin mas preámbulos entré abriendo la puerta de lado y con ella sonó una campana. Una voz femenina pero de mujer mayor saludo cuando entré.

¡Bienvenido!

Adentro había como unos 6 viajeros más, algunos con mas equipo que otros, yo parecía ser el viajero con menos equipaje, tan solo llevaba una mochila llena de mis cosas mientras que muchos de allí llevaban grandes mochilas, tiendas de campaña, camping gas y otras ocas, parecían que iban de acampada en vez de ser viajeros. Rápidamente identifique a 2 comerciantes, eran evidentes, iban muy cargados y seguro que los grandes carros que encontré fuera en al entrada eran suyos. La camarera se acercó a mi con una libreta pequeña en la mano y un lápiz en la otra mano.

¿Que desea señor?

Nada en particular, solo tráigame un vaso de agua si es tan amable, gracias...

Dije con un tono de voz normal, normalmente tenía siempre mi voz fría y tenebrosa, pero debía fingir mi personalidad, no era plan de meter miedo a la gente, de todos modos ya estaba acostumbrado a fingir mi voz. La mujer asintió con la cabeza, se metió en la barra, cogió un vaso de agua, lo llenó de agua y me lo entregó. Yo lo cogí y asentí con la cabeza agradeciéndoselo. Respiraba hondo mientras poco a poco bebía el vaso de agua para calmar mi cansancio y sed, también cogí un abanico que había en las mesas para que los clientes se abanicasen y empecé a abanicarme. Cuando terminé de beberme el agua y ya no estaba nada cansado miré a los 2 comerciantes que estaban juntos, me acerque a ellos y me levante un poco mi sombrero de paja para hablar con ellos.

Hola ¿Que tal? Veréis... ¿Puedo saber a donde os dirigís? He visto vuestros carros a fuera y supuse que estáis viajando como mercaderes... Y si no es molestia me gustaría que me llevasen en vuestros carros, si no es molestia claro...

Ehm... De acuerdo. Nosotros nos dirigimos hacia Kirigakure, si te viene de paso te llevamos.

Muchas gracias. Si, Kirigakure me viene de paso de donde quiero ir ¿Cuando se van?

Ya, estábamos a punto de irnos.

Rápidamente pagaron la cuenta, que era por lo que estaban allí esperando, y salimos juntos de aquel bar para viajeros. Me subí a uno de los carros junto con uno de ellos, prepararon las riendas de los caballos y empezaron a agitar las riendas para que los caballos empezaran a andar. De momento nos pusimos en el camino en dirección hacia Kirigakure.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El acero me llama...

Mensaje por Invitado el Mar Ago 28, 2012 1:39 pm

Y allí iba... en un carro cargado de cosas, botando ante los baches de los caminos y junto a 2 mercaderes que me estaban acercando hacia Kirigakure. El camino al parecer ya quedaba poco, o al menos eso me informo uno de los dos mercaderes, el camino con ellos fue muy aburrido y pesado. No paraban de preguntar cosas sobre mi, sobre mi familia y mis intereses al lugar de donde iba. Esquive fácilmente esas preguntas... era un simple cultivador de arroz que viene a visitar a su hermano a Kirigakure con el interés de ver como está su salud, ya que estaba enfermo. En fin... me había inventado a lo largo del camino toda la vida de un ser humano inexistente. También me hablaron ellos de sus intereses, aunque no me importaba lo mas mínimo alguna cosa sobre ellos, pero finalmente me contaron que son mercaderes ambulantes y que van de Aldea Ninja en Aldea Ninja vendiendo objetos y otras cosas para el hogar. Por fin finalmente llegamos a territorio de la Aldea de Kirigakure. Avanzaron unos kilómetros más y entonces le puse mi mano por delante.

Parad. Me bajaré aquí, muchas gracias por traerme.

¿Aquí? Pero si la entrada a Kirigakure está a un par de Kilometros, llegaremos en poco tiempo.

No importa, antes de ir a Kirigakure hay un viejo amigo mio que vive fuera en una pequeña casa en los Alrededores de Kirigakure, que me gustaría visitar antes. Muchas gracias de nuevo.

De acuerdo. ¡Buena suerte!

Después de eso se despidieron de mi, agarraron las riendas de sus carros y empezaron a azotar a los caballos para que empezasen a correr. yo me quede también despidiéndoles mientras movía mi brazo de derecha a izquierda y viceversa. Entonces un pensamiento cruzo mi mente de lado a lado ¿Debía matarlos? No, fueron buenas personas trayéndome, pensé que se merecían vivir en este mundo, ellos no sobraban... Por ahora. Finalmente me ajuste mi sombrero de paja enganchando un poco mas tapando mas mi rostro, después empecé a ir por los bosques de los Alrededores de Kirigakure junto con una niebla que no dejaba ver lo que se encontraba allá a lo lejos, cada paso que avanzaba descubría un metro mas de visión. Empecé a andar mientras pensaba en mi plan.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El acero me llama...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.